Dar al César lo que es del César

Dar al César lo que es del César

No a la tibieza: ser fríos o calientes

Somos el cuerpo místico, somos la Iglesia. Nuestra misión es protegerla

03/03/24 11:09 | Locales

San Juan evangelista, a través de la palabra de Dios, presenta a Jesús como el cordero de Dios, que quita los pecados del mundo. Es el signo de la nueva alianza luego del antiguo testamento.

En Jerusalén había una controversia en aquel entonces, porque la Ley indicaba que había que realizar los sacrificios en el templo, como ofrenda o presentación. Todo hombre debía ir al templo al menos tres veces al año, para realizar esto.

Jesús dice que es el Cordero de Dios, el hijo de Dios hecho hombre, y que él sería el que se iba a sacrificar en la cruz. Ya no harían falta más estos sacrificios de animales y en el templo.

El templo es una estructura para encontrarnos con Dios, pero teniendo en cuenta que somos el cuerpo de Cristo vivo y resucitado, y que formamos esta Iglesia. Lo que hoy se nos dice es que si verdaderamente reconocemos a Jesús como Dios, detrás del templo, y si estamos cuidando nuestro templo, porque es el lugar en dónde habita el Espíritu Santo desde nuestro Bautismo.
Una iglesia. Un cuerpo con Jesús como cabeza. Hay que defender esto.

Notilagos

También te puede interesar...

MÁS LEÍDAS

  1. La comuna de General Lagos anunción la posesión de la emblemática estación de trenesIr a la noticiaCompartir en Facebok

  2. Taller de apoyatura escolar en el Centro Cultural José HernándezIr a la noticiaCompartir en Facebok

SEGUINOS EN FACEBOOK