Para pensar en profundidad

Para pensar en profundidad

El más colorido regalo

Compartimos una interesante reflexión de la Licenciada Graciela Caiola importantísima para esta época

15/12/13 13:31 | Sociales

Este diciembre, especialmente conmueve.

La sensibilidad al límite de la exasperación nos hace susceptibles, más vulnerables. Todo lo que tememos acecha. Todo lo que amamos parece lábil. Todo lo que alegra tiende a desvanecerse rápido.
Es como caminar al borde de una cornisa, con sumo cuidado al moverse o respirar. Las más diversas y contradictorias novedades irrumpen en el conflictivo espectro donde lo bueno y lo malo se mezclan demasiado rápido. Miramos azorados. Vivimos como podemos, en el tumulto que se tiñe de caos. Aquello de “sos grande… no tengas miedo” quedó tan atrás…

Hay crisis. En el clima social como en el natural. Tocamos los extremos. Vida y muerte. Risas y llantos. La realidad duele en alguna parte del cuerpo… y del alma. Unos bailan. Otros mueren a su vera. En pueblos argentinos hay agitación. Vecinos, como cuervos bien criados, atacan. ¿De dónde vienen los golpes? Se perdieron las “formas”. Las necesidades de unos disparan lo peor de las conductas en unos y otros.

El mandato de salvaguardar las instituciones está resentido por inoperancia, conveniencias o corrupción. En democracia ¿vale que el político estafe?; que el policía desproteja?; que el pueblo se someta tras sus hogares enrejados y los que roban o atacan anden sueltos? No es cuestión de noticas sino de malas experiencias diarias, castigo insoportable para el nombre común.

Si quien administra el bien de todos no lo hace por y para todos –de verdad- las jerarquías caen como castillo de naipes. Si quien media o investiga no puede juzgar con equidad o quien debe proteger deja liberado el control … ¿de qué organización socio-política hablamos?
En un tiempo que debería ser de cierre, balance y buenos augurios parece que saltamos a un vacío de “no tiempo”, donde las turbulencias extremas nos están aturdiendo.

¿Cómo recuperar la calma? ¿En qué se puede creer?

Vale volver a lo esencial. ¿Qué tenemos? Cada uno – “solita mi alma” - se tiene a sí. Y ahí ¿qué hay? Somos una síntesis de experiencias que han dejado marcas de todos los colores. Las pinceladas más o menos nítidas fueron dando tono al carácter, la paciencia, las actitudes, el empeño, la serenidad, las inteligencias, los sentimientos, las creencias, los sueños… en una paleta única e irrepetible. Cada uno puede ver las tonalidades claras y oscuras. La obra no está terminada por lo tanto se puede modificar. Si hay demasiadas sombras cabe iluminar para que no se desdibuje quién soy en realidad.

Al hurgar, podemos descubrir qué hacer para reubicarnos o reparar. Si me enojo fácil ¿puedo eludir lo que me irrita? Una pizca de tolerancia suaviza el gesto. Al repensar tal vez logre aceptar diferencias. Si tengo desánimo, lloro, estoy triste, los grises opacan demasiado. Pequeña y aplastada por el mundo de sinsabores está la “chispa” que con suave soplo volverá a arder. El aliento está allí. Espera poder salir, oxigenar e iluminar.

Cuando las instituciones se fracturan, los grupos estallan, la organización se paraliza o pervierte, sólo queda uno, cada “yo” con su semilla para activar el propio germen vital. Lo que da el sentido. Lo que impregna las ganas de vivir en paz. Somos dueños de eso que nadie puede robar. Cuanto más lo golpeen más se vitaliza. Es eterno. Es fe en eso que de Dios hay en uno y en silencio clama ser oído.

Hay ricos-pobres infelices. Hay pobres-ricos en espíritu. Es claro. Ya sabemos qué se compra y qué no. También sabemos que la negra oscuridad del engaño, fraude o agresión no nos tiñe si tratamos de centrar nuestro eje y como dijo ese Grande y Luminoso Nelson MANDELA: “Soy el dueño de mi destino y el capitán de mi alma”! Por eso, ¡su color irradió al mundo!

Navidad es renacer. No es el 25, el 1 o el 2. Es el instante en que decidimos emerger de entre las ruinas y asumir que aquí, ahora, “merezco ser feliz”. Es un bien para compartir.

Es el más colorido regalo para regalarse y regalar!

Licenciada Graciela Caiola

MÁS LEÍDAS

  1. Hablo la mamá del joven accidentado en General LagosIr a la noticiaCompartir en Facebok

  2. Tomaron un remis en Rosario, lo asaltaron en Pueblo Esther y el vehículo apareció en General LagosIr a la noticiaCompartir en Facebok

  3. La seño del Maternal La Casita Azul continúa su lucha a brazo partido para sobrevivir Ir a la noticiaCompartir en Facebok

  4. 'Convirtieron las islas en un desierto de cenizas'Ir a la noticiaCompartir en Facebok

SEGUINOS EN FACEBOOK